• Turismo andaluz Junio 900x90

Málaga 21.es

Miércoles 13 / 12 / 2017
TRANSLATE TO :

ENGLISH
DEUTSCH
FRANÇAIS
РУССКИЙ

El tiempo en Málaga es
CLARO (NOCHE) y 10 º C

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

Opinión

Pep y el virus bravehart

Salvo Tierra 2017-06-13 23:28:00

comentarios

Pep durmió la noche del pasado domingo entre sueños que lo elevaban como un héroe hasta el Olimpo. Aspiraba  superar al mundano Xanadú  del futbol, situarse en el Parnaso de los poetas de la libertad. Realmente padecía los síntomas coléricos de quienes son afectados por el virus bravehart. Este virus es un mal de algunos políticos, los de oficio y de beneficio, los de nómina o lo que manifestando no serlo también lo son. Generalmente los arrebatos de furia que produce este virus se ven sofocados cuando se descubre que tras la épica se esconde la asfixia de la corrupción. 

La soflama ante treinta y tantas mil personas, cargada de conjuras tribales, le ha bajado del pedestal intelectual en el que algunos pretendieron situarle mediante conferencias para la elite. La misma que hoy lo descalabra ante sus hieráticas sonrisas. Desearon  hacerle un héroe y él en su desmedida ambición olímpica se dejó. Cabe imaginarse que antes de saltar a la tribuna de oradores, haría como tantas veces hizo con sus jugadores, motivarse con la estremecedora escena de Gladiator. Enardecer a las masas, previamente precocinadas, es bien fácil utilizando la simple levadura de la venganza contra la opresión. Pero difundir venganza es como sembrar la semilla de aquella planta que crece lentamente y que jamás alcanza la suficiencia para dar unos frutos que te satisfagan.

 A estas alturas cada día tengo menos claro que es un estado, una nación o una patria, y cada vez más solo veo a gentes, buenas y no tan buenas. A poco que uno piense concluirá, igual que Drexler en su Milonga, que vale más cualquier quimera que un trozo de tela triste. Me resulta incomprensible la defensa de cualquier nacionalismo, más allá de los beneficios electorales que pueden obtener tanto para los centralistas como para los centrífugos. Aquí, los dos envueltos en banderas iguales, aunque una con más rayas que las otras, han sacado pingues réditos electorales y económicos de sus güeros discursos y sus fingidos enfrentamientos. Mi buen amigo Ángel Valencia escribía precisamente aquel mismo día que lo principal para ser un buen político es sentirse útil más que importante. Pep hoy, como político, se sentirá importante en su olimpo onírico, tal vez el tiempo le haga ver que más que ser útil fue utilizado.

 

LISTADO DE COMENTARIOS

        

OPINA:

noticias21.es | CGC SL | info@noticias21.es

Aviso legal | Somos noticias21